Relacionadas

Cuentos de las torres - Capítulo 15: Pensar es más barato que hacer

11 de Noviembre de 2015

En un artículo anterior dije que íbamos a averiguar cómo competir con las empresas de cable, por lo que es hora de ya decirlo o callar para siempre. No voy a escribir el plan de negocios en detalle, y dejaré de lado algunos aspectos fundamentales del trabajo a fin de protegerlo, pero lo básico está y es sólido. Luego armaremos las piezas del rompecabezas, pero, por empezar, pensémoslo y veamos qué herramientas agregar.



Apenas empezaba a esbozar la idea, me di cuenta de que, si bien cualquiera podía desarrollar un sistema de distribución de banda ancha, el precio de venta de la banda ancha probablemente iba a bajar, por lo que recuperarse del CapEx sería más engorroso. Ahora me doy cuenta de que analicé el asunto desde una óptica incorrecta y que, independientemente de su costo, jamás podría haber banda ancha suficiente. Mi sensación en ese entonces, también, era que no había suficientes aplicaciones exteriores para impulsar la necesidad de más banda ancha, por lo ahí estaba la primera parte de la ecuación a resolver. El problema empezó a solucionarse por cuenta propia con el advenimiento de los teléfonos inteligentes, YouTube, las videoconferencias y VoIP, entre otros, que llevaron a que la necesidad de banda ancha aumentara rápidamente. En lo reciente, tengo que agradecer personalmente a Google por su nuevo motor de búsqueda, y a DirecTV por su paquete de la NFL. Sigan así, muchachos.


Las pequeñas empresas necesitan opciones mejores que un circuito T-1, que terminan siendo caros y lentos. Los circuitos DSL son un poco más veloces cuando se caen, y casi más lentos cuando están en su velocidad máxima. Por supuesto, si lograran mantenerlos en funcionamiento o mantener el rendimiento en la velocidad que prometen, sería mucho mejor. (¿Se nota que perdí otra mañana del sábado llamando al soporte técnico de Qwest por un circuito que rebotaba cual pelota de goma?) El cable también ha vuelto a expandirse. Sin embargo, en una zona donde solo existe un único suministrador de bucle local, no existen folletos de la competencia.


Si quieren ver lo opuesto al capitalismo en su máxima expresión, visiten México e intenten generar una empresa de Internet inalámbrica: tendrán que entregar su plan de negocios a Telmex, con todos los detalles al respecto y la tecnología, y cruzar los dedos para que den el visto bueno a la apertura de una empresa que compita con ellos. Sí, claro, por supuesto que va a ser posible. Un circuito T-1 básico implica un costo de USD 1200-2500 en esa zona. Imaginen a Cricket pidiendo permiso a Verizon para abrir una empresa de telefonía celular de la competencia. México siempre va a tener que ponerse al día en lo técnico con respecto al resto del mundo hasta que permita la entrada de pequeñas empresas para la competencia. Para quienes busquen decirme que Telmex brinda un servicio DSL a bajo costo, por favor intenten hacer una llamada internacional VoIP usando el servicio y, ¡oh, sorpresa!, la calidad es pésima. Me pregunto si tiene que ver con los precios exorbitantes que cobra Telmex por hacer llamadas internacionales. Si hay algún país que necesite opciones de Internet inalámbrica para competir con Telmex, ese país es México.


También está claro que la presión y el poder de los proveedores de bucle locales no iba a cambiar sin una gran inversión en fibra o cable. Hasta el día de hoy sigo sosteniendo que la fibra es la vía técnica más adecuada para distribuir banda ancha en forma masiva. Es, lejos, la mejor solución a largo plazo, basándome en lo que anticipo en el futuro para la tecnología inalámbrica. No es la opción más rentable, eso sí, salvo que, por otras cuestiones, haya una zanja en la calle y se aproveche la ocasión para instalar un circuito nuevo. Las compañías eléctricas tenían la mejor oportunidad para acabar con tal monopolio, pero la propuesta de banda ancha sobre líneas eléctricas (broadband over power lines, o BPL, según sus siglas en inglés) no fue la más brillante. Ya en ese entonces tenían, y siguen teniendo, hasta el día de hoy, una mejor solución al alcance, pero no veo que ninguna empresa vaya a jugar esa carta. Podrían haber distribuido, fácilmente, 30 Mbps a los hogares por mucho menos dinero que la banda ancha sobre líneas eléctricas, pero nadie ha materializado esa idea (o no lo he visto), y tampoco espero que lo hagan a esta altura.


La inversión en fibra se dificulta para instalaciones residenciales debido al RSI a largo plazo, motivo por el cual la mayoría de las empresas han desistido de seguir un plan así. La densidad de población en los EE. UU., junto con la falta de nuevas construcciones de viviendas e infraestructura se traducen en que casi el único grupo dispuesto a invertir en FTTH es el gobierno federal, ya que, claro, no es su dinero y también necesitan ganar votos. El detalle sobre si es la forma más eficaz de usar el dinero de nuestros impuestos es irrelevante. Mientras tanto, los costos de conexión inalámbrica se han reducido muchísimo, a la par que la capacidad ha aumentado. Por supuesto, las compañías de cable no se han quedado de brazos cruzados, y su capacidad ha aumentado también. En cuanto al DSL, digamos que las empresas de DSL siguen evaluando si expandirse a los negocios de bienes inmuebles, mudanza y almacenamiento. Me gusta mucho el nuevo plan de marketing en Phoenix que llama al DSL “Internet pesada (heavy duty) o HD”. Casi estrello mi auto cuando vi el cartel en la calle, de la risa que me dio, porque solía pensar que “HD” quería decir “Internet Howdy Doody” (por el programa televisivo con ese nombre) luego de que el servicio colapsara unas cuantas veces más en la semana.


En calidad de gurús técnicos del wireless, nosotros simplemente decimos que instalen puntos de acceso por doquier, que es lo que los sistemas de mesh y las redes municipales inalámbricas intentaron hacer. Así resolveríamos cerca de la mitad de las dudas que nos llegan por teléfono de personas interesadas en esta clase de proyectos. Un minuto de explicación acerca de obtener derechos de acceso y seguro, además de detalles molestos como el RSI, y la conversación ha llegado a su fin. Como señalé en el último artículo sobre cómo generar dinero en calidad de WISP, si bien la instalación de una red inalámbrica es económica, comparada con la fibra, cuesta, de todas formas, recuperar la inversión, por la dificultad de distribuir un servicio triple-play al mayor porcentaje de ingreso. También tiene sus dificultades en lo logístico, es caro, e implica un proyecto de muy a largo plazo a fin de instalar cientos de torres o postes en una ciudad, asumiendo siempre que ya se cuenta con el acceso a ellas. La interferencia de hoy en día, como se señaló en el capítulo 13, es también una forma de vida.


Si leyeron todos los artículos de la serie Cuentos de las torres, verán que el esquema para instalaciones municipales alternativas, o como me gusta llamarlo, Guerrilla Wireless, está disponible allí. El diablo, dicen, está en los detalles, pero también en la implementación. Necesitábamos una fuente barata de Internet backhaul (a solo un dólar por Mb). Necesitamos una infraestructura de backhaul capaz de soportar hasta 2 Gbps o más, que en la actualidad ya viene lista para usar gracias a los equipos con y sin licencia disponibles más el throughput que llega hasta 4 Gbps o más. Nuestro equipo de última milla del lado del cliente tienen un costo inferior a USD 100. Sabemos, además, que podemos construir sistemas capaces de distribuir la última milla con hasta 30 Mbps o más para sistemas de hogares o empresas, con puntos de acceso cuyo costo sea de nada más que USD 100.


Parte de la fórmula de calcular el RSI en una zona depende de si se está usando PTMP, Wi-Fi abierta, o un modelo híbrido para brindar el servicio. También es importante decidir si se competirá únicamente a través del precio o el nivel de servicio. El ir mano a mano con los precios comparados constituye, hasta hoy, la batalla que la Internet inalámbrica no ha podido dar. Pero ahora sí podemos, pero tendrán que asegurarse de que su sistema sea sólido como una piedra. Además, si pueden hacerse de USD 40 o más, independientemente del ancho de banda distribuible, las cuentas cerrarán mejor. Es posible competir y tener un negocio rentable si se distribuye banda ancha a los usuarios que dan de baja a la TV por cable y eligen TV por Internet. Tengan en cuenta la cuestión de la televisión en su cálculo de otros flujos de ingreso, además de tener presente la estructura de facturación para la empresa eléctrica local de donde estén. Todas estas son pequeñas sugerencias para llevar el ingreso por banda ancha al máximo.


Probablemente ahora estén pensando que dejé de lado un aspecto importante: las torres o postes. Reitero: el plan, el esquema para la instalación de sistemas en múltiples ambientes está en otros artículos. Sobre lo que no hablo aún es cómo conseguir recursos locales, cómo conseguir el apoyo de la comunidad, y cómo hacer esto por muy poco o nada de costos mensuales. No es posible evitar el CapEx, pero si uno puede hacerse de muchas torres o postes y contribuir a la comunidad en muchos niveles, contamos con una ventaja enorme. El Wi-Fi es un “juego de pulgadas”, como dijo Vince Lombardi en su discurso, y es un juego que debe jugarse en ese nivel, además del nivel político. Sin embargo, si tienen los jugadores adecuados para estos niveles, sumados a un equipo técnico fuerte, los números cierran. Su equipo tiene que ser diligente, ambicioso, y ávido por tomar riesgos.


Agreguemos unas herramientas más a nuestra caja, primero. La herramienta más importante es utilizar un único edificio que una superficie de 10 km2 por menos de USD 3000 en equipo. Sabemos que los edificios grandes de ladrillo obstruyen la señal desde 2.4 GHz bastante bien (asumiendo tal bloqueo desde la parte trasera de la antena, no el frente). En lugar de colocar antenas en la cúspide de los edificios, evaluemos ubicar las radios al costado de ellos. Casi puedo ver a los administradores de propiedades estremecerse al pensar que sus edificios podrían tener el aspecto de la NASA. Nuestros equipos, sin embargo, son relativamente pequeños. Por ejemplo, un Ubiquiti Nanostation 2M tiene cerca de 28 cm de altura y 7,60 cm de ancho. Este punto de acceso soporta hasta 100 Mbps+ de throughput real con un canal de 20 MHz de ancho utilizando 802.11N. Básicamente tiene el tamaño de un ladrillo. Píntenlo rojo (rojo ladrillo), colóquenlo entre 9-30+ metros de altura y nadie siquiera notaría la diferencia. Luego coloquen tres de esos en la pared y ya tienen 300 Mbps o más orientados en una dirección. Es fácil llegar a una computadora portátil con estos puntos de acceso a una línea de vista de 300 metros. Lo anterior aplica para casi todas las escuelas existentes, y como la mayoría de las escuelas secundarias alquila sus postes eléctricos para telefonía celular, no cuesta tanto conseguir todo el edificio.


Ahora coloquen versiones de 5 GHz de la misma radio en la misma pared utilizando cuatro canales de 20 MHz en 5.8 GHz, y tendrán 700 MHz de banda ancha hacia una dirección. La pared de ladrillo elimina la interferencia desde atrás o los costados. Expándanlo a cuatro paredes y así estarán disponibles 2.8 Gbps de ancho de banda en toda el área alrededor del edificio. Suponiendo que el edificio mide 18 metros de alto y las viviendas alrededor, 9 metros y con algunos árboles de 12 metros o más de altura, los equipos locales de cliente (CPE) de 5.8 GHz podrían tranquilamente conectarse hasta a 3-8 km de distancia con menos de USD 150 de costo en equipos. Por lo tanto, un equipo de radio de USD 3000 logra distribuir una cantidad más que abundante de banda ancha desde una ubicación central.


Si los estudiantes pudieran tener acceso directo a los assets de computadoras escolares a altas velocidades de banda ancha, piensen en los demás servicios que podrían ofrecerse por parte de las escuelas. ¿Qué tal la idea de “Educación por doquier”? Esta fue una de mis primeras ideas para brindar mejores recursos a los estudiantes y mayor control a su experiencia en línea. Es interesante también analizar la idea desde la óptica de los bajos costos de acceso, el rompimiento de la brecha digital, y el capital político. La idea en sí tiene muchos puntos a favor, pero no nos limitemos a implementarla en las escuelas únicamente. Cualquier edificio de 12 metros o más de altura constituye una torre o poste en potencia. En algunos casos, es posible llegar a un acuerdo y brindar el servicio de Internet a los inquilinos del edificio a cambio de una tarifa mensual. En otros, quizás haya que dar algo a cambio de nada, pero sí obtendrán el poste o la torre. No es mala idea si se compara con los cientos de miles de dólares que las empresas de telefonía o datos pagan por este tipo de recursos. Solo se necesita adaptar el costo al mercado potencial. En este juego, no tenemos la ventaja de amortizar zonas de pérdidas con los beneficios de un todo mayor.


Dejo a criterio de cada instalador los detalles acerca del tendido de cables en sí (a través de la pared o un conducto por fuera de ella) y la colocación de pernos en la pared. Por ejemplo, si en el techo hay membranas impermeabilizantes, quizás sea conveniente pintar la radio del mismo color de la membrana. Si están trabajando en el medio de la pared, puede que sea más fácil taladrar y colocar el perno desde atrás y tender el cable a través del mismo orificio. Existen muchísimas maneras de hacer que quede estéticamente agradable, pero ninguna puede negar la capacidad de rendimiento. Si se es realmente ambicioso, se puede construir una caja de metal alrededor de cada radio a fin de reducir el ruido y ajustar los patrones de haces. Por supuesto, la instalación, los conmutadores y la pregunta sobre dónde conseguir 3 Gbps de backend de banda ancha siguen siendo un problema. La instalación completa de algo así, en Arizona, rondaría los USD 10 000, pero también es posible llevarlo a una escala más pequeña. Una de las quejas más frecuentes en las instalaciones domiciliarias es la falta de torres o postes en cada zona. Error. Sí hay torres o postes en cada zona: ¿quién (al menos un individuo cada 2,5 km2) no estaría dispuesto a trocar el acceso a su techo por Internet gratis? Yo diría que al menos hay 10 personas dispuestas cada 2,5 km2. Debido a que el área de cobertura es pequeña, menos de un kilómetro en cualquier dirección, este sistema resulta sumamente barato (menos de USD 1000) y fácil de instalar. Si lo venden a 10 personas cada 2,5 km2, el costo de la torre o poste vertical es un décimo del ingreso mensual, o USD 50. Incluso si no confían en que las personas que habitan allí pagarán la electricidad, tampoco es tan caro agregar un medidor. ¿Quién necesita postes de luz cuando cada hogar tiene el potencial para cumplir la misma función de torre?


Para los hogares, se puede lograr aislación de la señal cubriendo la chimenea con protección metálica. Cuatro puntos de acceso con 400 Mbps de banda ancha tienen un costo menor a USD 300 por 360º de cobertura en distancias cortas. Si el área es menor, incluso una única antena omnidireccional logra distribuir 40 Mbps. En el caso de muchos árboles, o si las chimeneas no son lo suficientemente altas, o si el condominio está administrado por Ghengis Kahn, pues usen la imaginación. En zonas donde no podemos estar seguros de que el AP vaya a ser estable, utilicen radios 1×1 802.11N con antenas omnidireccionales en las zonas de clientes alrededor, así, en caso de que sea necesario trasladar el AP, no hará falta reposicionar las radios cliente.


Planifiquen un sistema dinámico, y presupuesten en base a eso. Las empresas por cable, por lo general, no tienen ese problema. Sin embargo, la habilidad de lo dinámico y la espontaneidad son también las ventajas del Wi-Fi. Mientras planifiquen en aras de ese tipo de ambiente, y no dejarse tomar por sorpresa, este modelo puede ser considerablemente más exitoso.


Todas las ideas y técnicas anteriores buscan brindar las herramientas para que el servicio de Wi-Fi pueda competir. Sin embargo, son meramente ideas técnicas que no ahondan en los detalles financieros. No las sugeriría si no supiera que pueden tener éxito en lo financiero, pero si se concentran 100% en lo técnico, no lograrán el objetivo. Será necesario, sí o sí, alguien con conocimiento y experiencia de negocios y marketing para concretarlo. Hasta el día de hoy sigo descubriendo nuevas ideas que pueden generar mayores ingresos diarios con una estructura debidamente ubicada, así que no se limiten únicamente a ser proveedores de banda ancha. Las asociaciones y alianzas estratégicas son tan importantes como la creación de un sistema en expansión.


Con la economía en picada, siempre hay lugar para que alguien llegue y haga algo de forma más económica, mejor y más eficazmente. La compañía aérea Southwest no es líder en la industria por hacer los mejores martinis en primera clase, sino por hacer un uso más eficiente de sus empleados y dar al cliente lo que el cliente quiere. Wi-Fi tiene la misma opción que demostraron Triad Wireless y otras empresas. Manos a la obra.


Fuente: http://www.muniwireless.com/



NOTICIAS RECIENTES

Certificación oficial de Usuario Ava...
19 de Mayo de 2016
Certificación oficial de Usuario Ava...
01 de Marzo de 2016
Router switch Layer 3
25 de Febrero de 2016
Ubiquiti: El lego del Wireless
09 de Diciembre de 2015

NOTICIAS WISPRO

NOTICIAS MÁS VISTAS

Wispro 3.7.6 Beta con importantes me...
08 de Julio de 2015
Facturación Electrónica Argentina
24 de Agosto de 2015
Felices Fiestas
24 de Diciembre de 2014
Certificación oficial de Usuario Ava...
28 de Julio de 2015


Cargando...


Cargando...
Suscribirse

es, home, blog, subscribe_success